FANFIC. La muerte es ..., lo que es.

Las fotos y los vídeos sobre la serie y vuestras creaciones

Moderadores: ViajeroEnElTiempo, mrivasalvarez, Agus, Pablo Lara Toledo

Avatar de Usuario
CID
Mensajes: 121
Registrado: Jue, 19 Feb 2015, 15:24
Contactar:

Re: FANFIC. La muerte es ..., lo que es.

Mensajepor CID » Lun, 18 May 2015, 16:25

Irene, ante el tono de voz de Alonso sospecho que pasaba algo, tenía dudas de si era porque Alonso no estaba acostumbrado a usar un teléfono móvil o porque ocurría algo.

- [ Irene ] Alonso, ¿esta por ahí Julián o Amelia? Me gustaría poder hablar con alguno de ellos si pudiera ser.

- [ Alonso ] No, están en otras habitaciones, hemos decidido dormir en habitaciones separadas para que nadie sospeche nada, si quieres los llamo para que hablen contigo. ¿Querías algo en especial?

- [ Irene ] No, nada, solamente preguntar como va la misión, ve a buscarlos y en un rato te llamo de nuevo.

- [ Alonso ] Como quieras Irene.

La conversación resulto algo fría entre ambos, tal vez porque Irene no era de la devoción de Alonso, eso de tener a mujeres por encima de él dando órdenes y que no estuvieran relacionadas con la aristocracia no lo llevaba muy bien.

Alonso fue a buscar al resto de la patrulla para ir a dar un paseo por el pueblo, contemplando la muralla que bordeaba al pueblo, a lo lejos, contemplaban lo que quedaba de las ruinas del castillo de Baltanas, paseando llegaron a una vieja ermita.

En ese mismo momento, Alonso empezó a notar una pequeña melodía en una especie de saquito de cuero que llevaba atado a su cintura.

- [ Alonso ] Chicos, esta es Irene, vayamos a las afueras pasando por esa puerta de la muralla para que nadie nos vea.

Los tres pasaron por una de las puertas de la muralla, la Puerta del Sol pues así estaba esculpido en piedra, un sol en uno de los laterales del arco, se alejaron un poco y fue Amelia quien cogió el teléfono. Al otro lado del teléfono se oía la voz de Irene.

- [ Irene ] Hola reina ( Amelia ), ¿Cómo van las cosas por allí, va bien la misión?

- [ Amelia ] Si, estamos bien, hemos tardado un par de días de mas en llegar hasta el pueblo de Baltanas porque a la salida del monasterio de San Pedro de Cardeña que es donde estaba la puerta y donde nos estaba esperando el Abad Dom Norberto, nos encontramos a Don Rodrigo Díaz de Vivar y claro, ya conoces a Alonso como es con uno de los mas grandes de España.

- [ Irene ] Si reina, si, ya lo vi cuando se encontró en aquella misión con Spinola. Pero por lo demás, ¿Todo bien?

- [ Amelia ] Si Irene, ahora iremos a dar un paseo y para no levantar sospechas en este pequeño pueblo, iré a rezar a una de las ermitas que hemos visto, mientras Julián y Alonso dan un paseo antes de cenar.

- [ Irene ] Vale reina ( Amelia ), si tenéis algún problema, ya sabéis, nos llamáis y veremos como podemos solventarlo, en esta misión no os podemos enviar ninguna patrulla y si hay heridos, si no es nada grave lo tendréis que solventar vosotros solos o al menos intentar aguantar y si no, pues en caso de emergencia ya veríamos como os enviaríamos la ayuda. Cuidado chicos.

- [ Amelia ] Gracias Irene.

Después de colgar el teléfono ambas, Amelia se dispuso a dar un pequeño paseo hasta la ermita que había visto unos minutos antes en compañía de Alonso y Julián, la ermita en cuestión a la que iba a ir a rezar unas plegarias era la llamada De los Santos Mártires. Mientras, Alonso y Julián irían a dar un paseo y llegar a conocer un poco como era Baltanas.

En el ministerio, después de que Irene colgase el teléfono, se puso hablar con Salvador y con Ernesto sobre que la misión estaba hiendo bien y mas ahora, que se lo había confirmado Amelia.

- [ Ernesto ] ¿Y dices que Amelia te ha comentado que la misión va bien? Esperemos que así sea, en aquellos tiempos del siglo XI y habiendo muerto Fernando I, Castilla estaba muy dividida y las disputas entre hermanos les venía de maravilla a los musulmanes, esperemos que no se topasen con algún de ellos aunque no creo.

- [ Salvador ] ( Mirando un mapa ). Tendrán tiempo de sobra, los casi 200 km que les separan desde el monasterio donde está situado la puerta hasta Zamora, a caballo son 6 días, como mucho 7, iban con 15 días de antelación, lo que les restan 8 días para cumplir la misión así que pensando pensando un poco les sobra tiempo, vamos, que se van a tomar unas vacaciones a lo grande.

Amelia, entraba por una pequeña puerta a la ermita que había muy cerca de la puerta de la muralla por la cual habían salido, que estaba entre abierta, al entrar, se contemplaba una pequeña imagen la cual veneraban, la Virgen de los Dolores, santiguándose y contemplando a un grupo pequeño de mujeres de anciana edad, se arrodillo para rezar en latín, como la habían enseñado cuando ella era joven.

- [ Amelia ] Pater Noster, qui es in caelis, sanctificétur nomen Tuum, adveniat Regnum Tuum, fiat volúntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum cotidiánum da nobis hódie, et dimitte nobis débita nostra, sicut et nos dimittímus debitóribus nostris; et ne nos indúcas in tentationem, sed libera nos a malo.

Mientras tanto, Alonso y Julián iban dando un pequeño paseo por el pequeño pueblo de Baltanas. Habían quedado en poco más de una hora así que mientras llegaba el tiempo de reunirse de nuevo, y andando a buen paso, llegaron sin darse cuenta a las ruinas del castillo que había en lo alto de un pequeño cerro y del cual quedaba poco más que una muralla exterior y trozos de muro que apenas se mantenían en pie, al igual que la torre del homenaje, de la cual si se mantenía en pie y en casi perfecto estado, pero que el interior estaba completamente vacía sin la separación de los pisos correspondientes.

Dieron un pequeño rodeo al castillo y casi sin darse cuenta, Alonso viendo que nadie les veía, saco un pequeño reloj digital para ver que hora era.

- [ Julián ] Alonso, es hora de irse, se nos está echando ya la hora encima y hemos quedado con Amelia para cenar e irnos a dormir, mañana seguiremos nuestro camino hacia Zamora.

Alonso cuando vio que Julián sacaba un reloj digital de una pequeña “riñonera” que llevaba en la cintura exclamo con algo de cabreo:

- [ Alonso ] ¡¡ Estáis loco !!, ¿Cómo se os ha ocurrido traer algo del siglo XXI a esta época, y si nos descubrieran? La que se montaría seria bien gorda, no quiero ni pensar lo que hubiera ocurrido

Contesto Alonso con cara de asombro al ver lo que había hecho Julián. Julián. Con algo de ironía Julián le dio una pequeña cachetada en la mejilla derecha a Alonso y contesto.

- [ Julián ] A ver, entendido, que veo que vas de entendido, tenemos quince días para cumplir nuestra misión, después de eso, tenemos seis días a lo mínimo para volver otra vez de nuevo a donde está la puerta para escapar de la que se va a montar después de que se haya asesinado al rey Sancho, dime tu, como controlamos el tiempo para no pasarnos ni quedarnos cortos en nuestra misión. Anda, anda, vayámonos ya, y esta noche si quieres te emborrachas a vino, que aquí tiene que hacerse buen vino, ya me he fijado en las viñas que había, así que cuanto antes lleguemos a la posada, antes podrás saciar tu estomago y tu vejiga de vino.

Alonso empezó a blasfemiar por lo bajo mientras ambos volvían casi sobre sus mismos pasos hasta la puerta de la posada. Al llegar, ya estaba allí esperando Amelia, que hacía escasos minutos que había llegado.

- [ Julián ] ¿Qué tal los rezos en la ermita?.

- [ Amelia ] Bien, hacía tiempo que no rezaba en latín y menos mal que no se me había olvidado.

- [ Alonso ] Dejémonos de tantas chacharas, que tengo ganas de comer algo y de saciarme como Dios manda, tengo el gaznate sequísimo y el estomago me está empezando a rugir como tiempo hacía que no me rugía.

Julián empezó a reírse y poniendo mano sobre el hombro de Alonso le ayudo a entrar a la posada. El posadero cuando les vio entrar se dirigió hacia ellos y les pregunto.

- [ Posadero ] ¿Desean vuesas mercedes cenar y beber algo?, les tengo preparada una mesa cerca de la chimenea, en estos tiempos en los que corren ya va haciendo fresquito por estos lares y la chimenea es necesario encenderla. Tomad asiento vuesas mercedes.

Los tres agacharon la cabeza en señal de respeto y se dirigieron hacia donde el posadero les había indicado, acto seguido, el posadero con un chasquido de su mano derecha y levantándola en alto, mando que trajeran un par de jarras de vino y platos típicos de tierras palentinas, como carne de Cervera, cangrejos de Herrera de Pisuerga y morcillas de la zona.

( Continuara ... )
Heridlos, caballeros, por amor del criador , yo soy Ruy Diaz, el Cid Campeador de Biuar.

nievesg
Mensajes: 29
Registrado: Mié, 25 Mar 2015, 21:19
Contactar:

Re: FANFIC. La muerte es ..., lo que es.

Mensajepor nievesg » Dom, 23 Ago 2015, 23:46

¡Esto me encanta! ¡Sigue, sigue!
¡Veo que el Ministerio te ha hecho caso en lo del Cid y en un guiño al Capitán Trueno!


Volver a “DOCUMENTACIÓN AUDIOVISUAL”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados